Acusan a padre de abusarlas; su madre las manipuló

Después de 12 años de sentencia, las jóvenes confesaron que su madre las manipuló.

Mariana Rotili y su hermana, María Paz, acusaron a su padre de abuso sexual cuando eran solo unas niñas, en Bahía Blanca, Argentina. A doce años de la sentencia, las jóvenes confiesan que su madre las manipuló.

En 2007, Ceferino Rotili fue condenado a seis años de prisión por agresión sexual agravada cometida presuntamente en 2001, cuando Mariana tenía solo seis años y María Paz tres.

De acuerdo con la denuncia, interpuesta cuando la mayor tenía doce años, su padre la tocó, abusó de ella y su hermana, pero ahora Mariana explica que en ese momento fue manipulada por su madre, pues no estaba consciente de lo que estaba pasando.

1

Pese a que en su momento un psicólogo afirmó que María Paz no presentaba señales de abuso, su papá no tuvo la oportunidad de tener un juicio justo, por lo que huyó a Chile tras recibir la custodia de su hijo mayor, Matías.

Luego de varios años de abuso físico y emocional por parte de su madre, Mariana comenzó a cuestionarse si el abuso realmente sucedió, pues no tenía ni un solo recuerdo de agresiones, y de su padre solo recordaba momentos agradables.

A la edad de dieciséis años, la joven recuerda que tuvo un novio y su mamá también lo denunció de agresión sexual e incluso quiso obligarla a declarar:

Claramente mi mamá no estaba bien, fue así cuando supe que mi papá era inocente y decidí buscarlo”

1

Mirando hacia atrás, Mariana tiene memoria de que, durante el proceso judicial de su padre, su madre las preparó a ella y a su hermana para sostener sus declaraciones ante el jurado:

Antes de declarar me tenía en una habitación repitiendo y repitiendo lo que yo debía decir ante el tribunal. Una semana antes de la declaración nos sentaba a la mesa, nos decía lo que debíamos decir y después nos pedía que repitiéramos. Si no lo hacíamos bien, nos pegaba”

Mariana, hoy tiene claro que la justicia no solo condenó a su padre, sino también a ella y su hermana:

Nos condenó a mi hermana y a mí a vivir en un ambiente no apto para dos criaturas, lleno de violencia y maltrato, no sólo físico sino también emocional. Y además de esto, lejos de todas las personas que nos amaban realmente”.

2

De acuerdo con Infobae, un grupo de periodistas se comunicó con Flavia Poinsot, la madre de las víctimas, pero se negó a hacer declaraciones.

Mariana y María Paz se reencontraron con su padre en la ciudad de Villa Carlos Paz, Córdoba, luego de que vencieran los plazos judiciales para que Rotili padre pueda caminar en libertad nuevamente por territorio argentino.

Aunque las nuevas declaraciones no borran de su historial la condena por abuso, los tres jóvenes tienen el objetivo de limpiar el nombre de su padre.