sobrevivió en el mar aferrándose a un pedazo de basura marina durante 16 horas

Estuvo a punto de morir en las oscuras y heladas aguas del Pacífico Sur, pero logró resistir hasta ser milagrosamente rescatado
a

Vidam Perevertilov, un regatista de 52 años, estuvo a punto de perder su vida el pasado 16 de febrero cuando se cayó por la borda del carguero Silver Supporter mientras viajaba en su recorrido de suministro de rutina entre Tayranga y la isla Pitcairn en medio del Pacífico Sur.

Cayó sin chaleco salvavidas a las heladas aguas, pero al verse en medio del mar, Perevertilov puso todas sus esperanzan en un pequeño punto en el horizonte y comenzó a nadar. Una decisión que salvó su vida.

No veía nada a su alrededor, eran casi las 4 de la madrugada y todo estaba completamente oscuro. Las fuerzas de Vidam se agoraban mientras luchaba desesperadamente por mantenerse a flote y las esperanzas que guardaba de ser rescatado se desvanecieron cuando su barco, sin saber que había caído al agua, zarpó.

Con el sol volvió el ánimo a su cuerpo. “Podía ver un punto negro en el horizonte todavía a varios kilómetros de distancia”, le dijo su hijo Marat al medio neozelandés Stuff desde Lituania.

“Empezó a nadar hacia él. Su voluntad de sobrevivir era fuerte, pero me dijo que hasta que saliera el sol estaba luchando por mantenerse a flote. Probablemente me hubiera ahogado de inmediato, pero él siempre se mantuvo en forma y saludable y por eso creo que podría sobrevivir”, agregó

Marat ha estado en contacto con su padre desde que fue rescatado y escuchó su increíble historia de supervivencia a través de chats de mensajes.

Él transmite su agradecimiento y el agradecimiento de Vidam a todos los rescatistas que salvaron a su familia de la tragedia.

Hombre al agua

Vidam tuvo problemas después de completar un turno de noche en la sala de máquinas de Silver Supporter bombeando combustible.

“Después de terminar su turno comenzó a sentir calor y mareos, así que fue a la cubierta de popa para recuperarse”, dijo Marat.

“No recuerda haberse caído por la borda. Puede que se haya desmayado”, precisó.

La tripulación tardó unas seis horas en darse cuenta de la desaparición de Vidam. Se llamó a una alarma general. Se contaron todas personas a bordo. Faltaba uno.

El capitán hizo girar el barco y llamó por radio en caso de emergencia. Los registros de trabajo mostraron que el último registro de Vidam a bordo fue cuando completó un informe de trabajo después de su turno a las 4 am.

Las coordenadas de la ubicación del barco en ese momento se enviaron al JRCC Tahití y los mensajes de socorro se enviaron por radio a los barcos en el área.

a

El Meteo-France, un servicio meteorológico nacional francés, se enteró de la señal de socorro y ofreció asistencia para calcular los patrones de deriva probables. Aviones de la Armada francesa con base en Polinesia se apresuraron a ayudar en la búsqueda.

A medida que aumentaba el esfuerzo de rescate, Vidam terminó su largo nado hacia la mota negra en la que había apostado.

“Resultó ser una vieja boya de pesca”, dijo Marat. “No estaba anclado a nada ni a un barco, era solo un pedazo de basura marina”.

Era basura. Pero flotó. Eso era todo lo que Vidam necesitaba. Ahora podía mecerse en el agua y conservar su energía.

Pero había un nuevo problema, el sol que lo ayudó a encontrar su salvavidas ahora lo golpeaba, quemando su piel y resecando su garganta.

a

Vidam no podía hacer nada más que esperar y soportarlo. Observó el horizonte cada vez más oscuro mientras ardía, con la esperanza de que llegara un barco antes del atardecer.

De repente, un barco familiar apareció en el horizonte. El Silver Supporter. Lo saludó con la mano y gritó desesperadamente.

“Lo que sucedió después fue casi inexplicable”, dijo Marat. “El Silver Supporter estaba ejecutando patrones de búsqueda y uno de los pasajeros dijo que había escuchado un débil grito humano en el lado de estribor del barco”.

A Marat le dijeron que el capitán tomó la decisión de cambiar su vector de búsqueda para investigar pero, después de 10 minutos, no vieron nada. Hicieron girar el barco hacia atrás para devolver su patrón de búsqueda original y en la ruta uno de los vigías vieron una mano levantada sobre la superficie del mar.

a

“Se acercaron, le arrojaron un salvavidas, bajaron una escalera y un tripulante lo subió a bordo”, dijo Marat. “Parecía unos 20 años mayor y muy cansado, pero estaba vivo. Fue increíble que alguien escuchara una voz, o incluso si pensaba que escuchó una voz, y todo salió bien desde allí”.

La alta comisionada británica Laura Clarke, quien también es gobernadora de las Islas Pitcairn, comparó la supervivencia con la historia del entonces capitán William Bligh, quien en 1789 fue arrojado a la deriva de su barco Bounty después de un motín, pero viajó 6.700 kilómetros hasta un lugar seguro en un campo abierto.

Los amotinados del Bounty se convirtieron en los primeros habitantes de la isla Pitcairn.

Marat dice que la terrible experiencia ha afectado a su padre, pero que se está recuperando bien hasta ahora.

“Ahora habla mucho de Dios en los mensajes, y antes no era una persona muy religiosa”, dijo.”Ha pensado mucho en toda su vida mientras estaba en el océano”.

Marat le preguntó a su padre por qué no llevaba la boya a bordo como recuerdo.

“Es gracioso, dijo que quería dejarlo allí para que pudiera salvar la vida de otra persona”, resaltó.