Se suicida estudiante transgénero tras ser expulsado por usar falda

Una alumna de un instituto en Lille, Francia se quitó la vida dos semanas después de que fuera expulsada del centro educativo
FOTO 1

Una estudiante transgénero de solo 17 años de edad, originaria de Lille, Francia, se quitó la vida dos semanas después de que fuera expulsada del instituto en el que estudiaba por llevar falda a clase.

Fue el pasado 2 de diciembre cuando la alumna fue expulsada de la clase por la jefa de estudios del centro educativo, quien criticó su forma de vestir, la cual consistía en una falda de mezclilla y medias.

Esta acción fue grabada por la propia estudiante y lo transmitió en sus redes sociales; sin embargo, las críticas hacia su vestimenta continuaron por parte del director quien le dijo que estas formas “no eran adecuadas” y que podrían ser “impactantes” para otras personas.

Tras su expulsión alumnas y alumnos acudieron a la institución vistiendo con faldas, como una señal de apoyo y solidaridad hacia la joven, lo que llevó a que la víctima regresara al centro educativo; sin embargo, dos semanas después terminó por quitarse la vida.

Dicho acontecimiento no solo ha causado conmoción entre sus compañeros, sino también en redes sociales por lo que han dedicado varios homenajes a la estudiante que murió el pasado miércoles.

Tan solo dos días después de que la joven que había iniciado un proceso de transformación sexual se suicidara, estudiantes del instituto se sentaron en las instalaciones de la escuela como señal de protesta contra las autoridades académicas.

Mientras que en redes sociales se creó una campaña bajo el hashtag “JusticiaparaFouad”, esto con la intención de iniciar un combate “por la tolerancia y la pedagogía sobre la discriminación a personas transgénero”.

“El problema viene de la generación anterior a la nuestra. Tenemos que enseñarles a respetar a las personas trans”, mencionó una amiga de la joven fallecida.

Mientras que la institución ha descartado su responsabilidad en la muerte de la joven, pues han afirmado que ella vivía en una casa de acogida debido a que tenía “otras dificultades personales”.