Estudiante hace la tarea mientras trabaja como repartidor

Carlos es un joven que estudia y trabaja como repartidor; hace unos días su foto se hizo viral y devolvió a las redes la esperanza en la juventud
FOTO 1

Hay historias que valen la pena contarse, como la de este joven estudiante que fue captado hace unos días sentado en el piso bajó la luz y haciendo tarea mientras espera su próximo reparto. Las redes sociales han hecho viral su fotografía y destacan que gracias a él todavía hay esperanza. 

Esta esperanzadora imagen fue publicada hace unos días a través de la cuenta de Facebook de un foro de Guardias Civiles de España, y fue tal la admiración que causó el estudiante, que los medios lo buscaron para realizarle entrevistas y saber más, por lo que ahora se sabe que su nombre es Carlos.

¿Quién es el estudiante que trabaja como repartidor?

De acuerdo con medios españoles, Carlos Alegre tiene 24 años y vive en Málaga, quien explicó que entre cada pedido aprovecha para leer los apuntes, y fue cuando un policía tomó la foto que se ha vuelto viral en las redes sociales.

El Guardia compartió la imagen en un grupo de Whatsapp con otros colegas y fue uno de ellos quien a su vez la publicó en el grupo de Facebook Beneméritos G.C., como símbolo de la constancia y la dedicación. La foto de Carlos se hizo en viral en cuestión de horas, y hasta el momento lleva más de 7 mil me gusta y ha sido compartida miles de veces. 

FOTO 1

Carlos Alegre estudia en la Escuela Mecánica de Motos Andaluza (EMA), y llegó a Málaga con su familia hace ocho años. En los últimos años y ante los gastos de su escuela, no ha dejado de trabajar. 

Explicó que hace unas semanas dejó la plataforma de repartos para la que trabajaba y se cambió a otra que le ofrece un horario más libre y le permite compatibilizarlo con las prácticas que va a empezar en circuitos. Antes había trabajado por casi dos años en un taller de autos como mecánico por las mañanas y repartiendo pizzas por las tardes. 

Para algunos medios locales ha explicado que ese día esperaba un pedido, y como en su trabajo hay horas muertas intenta aprovechar el tiempo y la mejor manera es revisando sus apuntes, por lo que esa noche decidió sentarse en una calle apartada, tranquila y sin tráfico porque le cuesta concentrarse.

Sin duda el joven ha sido un gran ejemplo para muchos y es por eso que han calificado su imagen como una esperanza de que todavía existen personas que buscan salir adelante a través del esfuerzo.