El significado de las posadas

[gallery size="full" ids="39775,39776,39777"]

Las posadas son las 9 fiestas de carácter religioso que tradicionalmente se organizan en México del 16 al 24 de diciembre, es decir, previas a la navidad, y en las que se hace alusión al peregrinaje que María y José realizaron cuando está estaba a punto de dar a luz a Jesús, buscando precisamente un lugar donde alojarse y pasar la noche, de ahí el término pedir posada y también el nombre de la celebración.

Dado que se celebran durante los 9 días previos a la Navidad, las posadas son entendidas como un novenario y se dice que representan el viaje que realizó la Sagrada Familia (Jesús, María y José) de Galilea a Belén para participar, en un inicio, en un censo y que terminó con la huída de María y José cuando se enteraron de las oscuras intenciones de Herodes; asimismo estos 9 días de posadas representan los 9 meses de embarazo de María.

Las Posadas Mexicanas, como es de esperar, tienen su origen en un antiguo culto azteca conocido como Panquetzaliztli que se celebraba en el México prehispánico entre el 17 y 26 de diciembre, fechas similares a los festejos navideños en Europa; el Panquetzaliztli tenían por objeto celebrar a Huitzilopochtli, el dios más importante del panteón azteca y relacionado con el sol, aunque también a conocido como el Dios de la Guerra.

A la llegada de los españoles y para llevar a cabo la evangelización esta festividad fue reemplazada, como tantas otras figuras y cultos (la Virgen de Guadalupe, la piñata, etc.), por festejos con propósitos similares pero con tintes religiosos, lo anterior con el fin de que los indígenas al ver reminiscencias de sus tradiciones, aceptaran la nueva religión.

En las posadas actuales los invitados se dividen en dos grupos, el primero se quedará en el interior de la casa y representará al posadero; mientras que afuera de la casa estará el segundo grupo representando a los peregrinos pidiendo posada. Entre ambos grupos cantan villancicos donde unos piden posada, mientras otros la niegan; al cabo de unos cuantos versos los posaderos son convencidos de dar posada y dejan entrar a los peregrinos:




Canto para pedir posada

Afuera
: En nombre del cielo
os
pido posada
pues no puede
andar
 mi esposa amada

Adentro: 
Aquí no es mesón,
sigan adelante.

Yo no puedo abrir
no sea algún tunante

Afuera
: No seais inhumano,
tennos caridad

que el Rey de los cielos

os lo premiará.

Adentro
: Ya se pueden ir

y no molestar

porque si me enfado

os voy a apalear.

Afuera
: Venimos rendidos

desde Nazaret;
yo soy carpintero

de nombre José.

Adentro
: No me importa el nombre

déjenme dormir

porque ya les digo

que no hemos de abrir.

Afuera: 
Posada te pide
amado casero

por sólo una noche

la Reina del cielo.

Adentro: 
Pues si es una reina

quien lo solicita
 ¿Cómo es que de noche

anda tan solita?.

Afuera: 
Mi esposa es María

es reina del cielo

y madre va a ser

del divino Verbo.

Adentro
: ¿Eres tú José?

¿Tu esposa es María?

Entren peregrinos

no los conocía.

Afuera
: Dios pague, señores

vuestra caridad

y que os colme el cielo
de felicidad.

Adentro: 
Dichosa la casa

que alberga este día

a la Virgen pura

la hermosa María.

Todos: 
Entren Santos peregrinos, peregrinos

reciban este rincón

Y aunque es pobre la morada, la morada

os la doy de corazón.