Beber té disminuye el riesgo de alzheimer

Conclusiones de un estudio clínico señala que quienes ingerían altas dosis de flavonol, contenidas en la bebida, tenían 48% menos probabilidades de desarrollar la enfermedad
FOTO 1

Un aminoácido llamado flavonol contenido en el té, así como en diversas frutas y verduras, podría disminuir el riesgo de desarrollar Alzheimer, de acuerdo con un estudio publicado en la revista Neurology.

Mediante una investigación, científicos de la Universidad Rush en Chicago analizaron a 921 personas con un promedio de edad de 81 años sin síntomas de Alzheimer. Durante seis años, detallaron, estas personas consumieron alimentos con dicho aminoácido y contestaron cuestionarios sobre la actividad física que realizaban y el tiempo que dedicaban a actividades mentalmente activas.

El estudio encontró que las personas que consumieron dosis altas de flavonol tenían 48 por ciento menos probabilidades de desarrollar Alzheimer en comparación con las que tuvieron un consumo más bajo del aminoácido.

Estos resultados, señalaron, fueron los mismos incluso después de ajustar otros factores que podrían haber desarrollado la enfermedad, tales como el padecer diabetes, ataque cardiaco previo, accidente cerebrovascular e hipertensión.

Si bien aún faltan más estudios, esto demuestra que "comer más frutas y verduras y beber más té podría ser una forma bastante económica y fácil de ayudar a las personas a evitar la demencia por Alzheimer", apuntaron. 

FOTO 2

¿Qué son los flavonoides y cuáles son sus beneficios?

*Los flavonoides son un grupo diverso de fitonutrientes (químicos vegetales) que se encuentran en muchas frutas, verduras y especias.

*Son en parte responsables de los intensos colores de las frutas y verduras y hay hasta 6,000 tipos de flavonoides.

*Al igual que otros fitonutrientes, los flavonoides son poderosos antioxidantes, con características antiinflamatorias que asisten al sistema inmunológico.

*Históricamente se han utilizado en la medicina tradicional china para la protección cutánea, mejorar la función cerebral y regular la presión arterial y el azúcar en la sangre.

FOTO 3