Culpa a su batido por atacar sexualmente a una mujer

El sujeto aseguró que la causa de su comportamiento fue causado por esta bebida.

Las mujeres de un centro comunitario en Londres se encontraban despreocupadas quitándose la ropa en sus vestidores cuando de pronto entró un hombre desnudo al lugar. Ellas pensaron que había sido un error, así que lo ignoraron hasta que este tocó el trasero de una de ellas. Ella lo insultó y enseguida reportó la acción al guardia de seguridad. La víctima acusó Sean Bigby de 35 años por un ataque sexual.

Bigby fue sentenciado como culpable, pero su excusa te tirará del asiento. Él aseguró que tomó tanta testosterona en su licuado de proteína que no estaba en sus cinco sentidos cuando atacó a la mujer, pues dijo que los suplementos lo hicieron sentir "confundido y desorientado", una historia que el oficial a cargo del crimen calificó como "exagerada".

El aseguró que la causa de su comportamiento fue causado por esta bebida.

Miles de hombres ingieren testosterona para reducir su grasa corporal, ganar masa muscular y mejorar su rendimiento sexual. Aunque, como todo en la vida, tiene sus pros y sus contras: la testosterona puede provocar cambios de humor, acné, desórdenes a la hora de dormir, menor cantidad de esperma y disminución del tamaño de los testículos. Pero ¿llevar al punto de un ataque sexual? "Se trata de una defensa absurda", aseguró Don Layman, investigador de proteína y Profesor en la Universidad de Illinois. "No existe evidencia que relaciones este tipo de comportamiento con el consumo de proteína."

Afortunadamente, la corte sentenció a Bigby a 11 meses de trabajo comunitario, $1590 dólares de fianza y $995 dólares en compensación para la víctima. Sin embargo, él logró escaparte de la prisión porque no se pudo determinar si tocó a la mujer con su miembro o no. Que tristeza.