Le quedó grande la yegua 

a

La rechifla que recibió Xicoténcatl González en la pelea de box transmitida a nivel nacional, la noche del sábado en el Palenque del Recinto Ferial, cerró la semana negra del alcalde victorense. 

El reclamo ciudadano era de esperarse después de que Xico fuera evaluado como uno de los peores alcaldes del país, no solo en popularidad sino también en resultados. 

Si eso no bastaba, Xico también recibió un duro revés en el Cabildo, al ser rechazado por primera vez y de manera histórica, el presupuesto que presentó su gobierno para el próximo año. 

Para contener los daños, el edil publicó un video en sus redes sociales donde lejos de ayudarse fue poniendo en evidencia su falta de oficio político y su poca capacidad para llegar a acuerdo y cumplir con su palabra. 

En el video titulado: Hablándole a mi pueblo, el argumento principal del alcalde es asegurar que el Ayuntamiento de Victoria tendrá presupuesto para el siguiente año. 

Esto nunca estuvo en duda, porque aunque pueda ser desconocido por el alcalde, el ordenamiento municipal prevé una cláusula de gobernabilidad donde en el peor de los casos, ante la falta de consenso y mayoría para aprobar el presupuesto, se estipula que apliquen los mismos criterios que el año anterior. Algo que por cierto ya ocurrió en el Ayuntamiento de Reynosa de Maki Ortiz. 

El tema de fondo no era si habría o no presupuesto, sino quién sería su verdadero autor. 

Porque si se aprobaba la versión ya presentada, Xico mantendría los yerros señalados por la oposición, lo que lo dejaba en evidencia como un mal gobernante. 

Pero si se aprobaba una versión modificada, pues no solo quedaba como un mal gobernante, sino que además sería la oposición la que le corregiría la plana. 

Qué sucedió, lo que solo puede lograr el alcalde de Victoria y su equipo de colaboradores: se aprobó lo peor de cada caso. 

Porque es verdad que finalmente solo se reasignaron poco más de 400 mil pesos que pasaron de viáticos a ayudas sociales, pero el resto de las inconsistencias y señalamientos no sufrieron alteración alguna. 

Algo que capitalizaron muy bien los regidores de Movimiento Ciudadano, quienes no solo evidenciaron al alcalde en la sesión pública de cabildo, sino que además lo obligaron a aceptar su error y a comprometerse a cumplir la ley, algo a lo que por cierto está obligado. 

Además, tenga por seguro que la humillación pública de Xico no fue lo único que ganaron los operadores de Gustavo Cárdenas por aprobarle su paquete financiero. 

La verdadera ganancia se arregló por debajo de la mesa. Y es que tal parece que ya le tienen bien tomada la medida al doctor y a su equipo de improvisados. 


En el video, Xico promete además que el presupuesto será elaborado en total apego a la ley y a la transparencia, obligación que le exige la ley, pero que curiosamente no se ha respetado en el ejercicio fiscal de este año, no solo con subejercicios y sobreejercicios, sino además con el manejo opaco y discrecional de los recursos. 

Si la metida de pata todavía no era suficiente, en menos de 56 segundos que dura su mensaje, el alcalde también se da tiempo de responsabilizar a los regidores, incluidos los de su planilla, por avalar los errores que el propio Xico presentó en su presupuesto de egresos, al asegurar que en su gobierno no hay línea y que cada edil es responsable de sus decisiones. 

Tal parece que el alcalde confunde la imposición con la construcción de acuerdos, o en otras palabras; el hacer política. 

Si dejamos la forma y nos vamos al fondo, el asunto es peor. 

La propuesta económica de Xico es una calca a las políticas de López Obrador que tanto critica el PAN. 

Dice Xico que su presupuesto atiende las principales carencias de Victoria, pero no hay en ningún incremento considerable para la prevención del delito, tampoco para mejoras en la seguridad o el fomento y la creación de empleo, y sobre todo hay una reducción significativa a la inversión en proyectos y obras de infraestructura, esas que sirven para detonar la actividad económica municipal y crear empleos. 

En cambio, los apoyos y ayudas sociales, osea el gasto discrecional, ese sí sube, al igual que los viáticos y gastos de representación. 

La justificación del alcalde de Victoria es que el Estado será quien atienda dichas problemáticas, lo que deja en el aire la pregunta, para qué quiere Victoria un presidente municipal como Xico que lejos de ayudar, estorba. 

Y además, con un costo muy alto, basta preguntarle a la familia. 


Pues eso.