Denuncian a ‘JR’ en FGR: cobraron  sueldo de trabajadores despedidos

Jackeline Briz Guerrero, ex empleada del gobierno federal detecta la transa; responsabilizó al Delegado Federal en Tamaulipas, José Ramón Gómez Leal de la irregularidad y denunció que es un hecho, que pudo ocurrir con otras personas despedidas.

FOTO 1

Tampico, Tamaulipas.- Jackeline Briz Guerrero, ex empleada de la delegación de la Secretaría de Bienestar Social del Gobierno de México en Tamaulipas, presentó una denuncia formal ante la Fiscalía General de la República porque casi durante todo un año alguien cobró su salario después de que fue despedida de su trabajo.

Ella laboró 5 años en las oficinas del programa federal 68 y más, y denunció que fue despedida de su centro de trabajo a través de una llamada telefónica, argumentando que su despido se debía a “órdenes superiores”, en abril de 2019.

“Vengo a poner una denuncia, ya que trabajé desde el 2014 en la dependencia de Secretaria de Bienestar, en abril de 2019, fui despedida injustificadamente, al presentarme con mi despacho contable al cumplir mis obligaciones, me entero que siguen timbrando mi nombre después de la fecha que fui despedida, así que vengo a denunciar ya que usaron mi identidad y siguieron cobrando mi sueldo”, dijo la ex empleada. 

FOTO 1

“José Ramón Gómez es el responsable porque es el delegado de la dependencia”, agregó.

La mujer trabajadora y sustento de su madre, se encuentra en tratamiento oncológico por una enfermedad cancerígena, que hasta la fecha no ha superado. 

Briz Guerrero de 34 años de edad comentó que no fue liquidada. 

FOTO 1

“Ayer presenté un oficio a José Ramón Gómez Leal, que es delegado de los programas federales, redactó los hechos de todo lo que ha pasado, la corrupción, como puede tener gente a su cargo así, gente deshonesta, gente corrupta, gente sínica”, denunció Briz Guerrero al presentarse a la FGR.

Comentó que la dependencia federal actuó con actitud violatoria de todos sus derechos, ya que no sólo fue despedida de forma injustificada e inhumana, sino que lo hicieron cuando más necesitaba su trabajo para atender la enfermedad que aún la aqueja.

FOTO 1