La esposa de Samuel perdió el niño

La influencer regia revela vía Instagram que perdió al hijo que esperaba; agradece a su esposo la paz que le brinda en este duro proceso.
FOTO 1

La influencer regia Mariana Rodríguez reveló a sus 809 mil seguidores en Instagram la triste noticia de que perdió a su bebé.

En el post se aprecia una foto de ropita y accesorios que había adquirido.

Aquí el téxto íntegro de su publicación:

Sin saber cómo empezar, pero con mucho dolor y mucha tristeza, tengo que compartir con ustedes que mi bebé decidió no venir al mundo y quedarse con Dios.

Antier comencé a tener un sangrado. Asustada, pero sin imaginar qué tan malo sería, fuimos con la doctora y me confirmó que algo no estaba bien. Nunca imaginé que esta aventura tan increíble fuera a terminar así.

Confieso que en ese momento no podía entender porqué pasó. Lo primero que hice fue culparme, pensar que algo estaba mal conmigo, con mi cuerpo, pensar si debí haber hecho algo diferente. Sentí enojo, culpa, impotencia, dolor en mi cuerpo y en mi corazón. No entendía porqué tanta felicidad había terminado en tristeza, porqué después de experimentar tantos cambios tan increíbles en mi cuerpo, no entendía porqué después de tantas cosas tan bonitas, ahora tenía que entender y aceptar que mi bebe no llegaría.

La doctora nos explicó, a mí y a mi esposo, lo que había visto, pero también nos dijo algo que me tranquilizó.

'Quiero que sepan, que no fue nada que hicieron o que dejaron de hacer, simplemente, cuando las cosas no vienen bien, el cuerpo es sabio y hace lo que tiene que hacer'.

No todos podrán imaginar lo difícil que es, pero sepan que, a pesar de esta terrible pérdida, confío en la vida, creo en los tiempos de Dios y sé que sus planes son perfectos.

La vida da muchas vueltas. A veces la emoción es tanta y la ilusión es tan grande, que no quedan dudas y nada te hace pensar que tu alegría se puede derrumbar. No pude evitar compartir esta felicidad con ustedes quizá demasiado pronto, sin pensar que tal vez podría no suceder.

A mi bebé: me duele saber que no nos conoceremos, que no te tendré en mis brazos, pero sé que me vas a cuidar desde allá arriba y que nos vas a mandar a un [email protected] pronto.

A mi esposo: gracias por tu apoyo siempre, sé que no te gusta verme sufrir, ni llorar y por eso te agradezco que hayas estado a mi lado. Confío en que nos espera una familia hermosa y con muchos hijos. Gracias por estar siempre a mi lado dándome paz.

Gracias Dios, por darme estas semanas de amor, felicidad e ilusión. Te prometo que, cuando sea el momento, seré la mejor mamá.

Los quiero, Mariana.

View this post on Instagram

Sin saber cómo empezar, pero con mucho dolor y mucha tristeza, tengo que compartir con ustedes que mi bebé decidió no venir al mundo y quedarse con Dios. Antier comencé a tener un sangrado. Asustada, pero sin imaginar qué tan malo sería, fuimos con la doctora y me confirmó que algo no estaba bien. Nunca imaginé que esta aventura tan increíble fuera a terminar así. Confieso que en ese momento no podía entender porqué pasó. Lo primero que hice fue culparme, pensar que algo estaba mal conmigo, con mi cuerpo, pensar si debí haber hecho algo diferente. Sentí enojo, culpa, impotencia, dolor en mi cuerpo y en mi corazón. No entendía porqué tanta felicidad había terminado en tristeza, porqué después de experimentar tantos cambios tan increíbles en mi cuerpo, no entendía porqué después de tantas cosas tan bonitas, ahora tenía que entender y aceptar que mi bebe no llegaría. La doctora nos explicó, a mí y a mi esposo, lo que había visto, pero también nos dijo algo que me tranquilizó: “quiero que sepan, que no fue nada que hicieron o que dejaron de hacer, simplemente, cuando las cosas no vienen bien, el cuerpo es sabio y hace lo que tiene que hacer”. No todos podrán imaginar lo difícil que es, pero sepan que, a pesar de esta terrible pérdida, confío en la vida, creo en los tiempos de Dios y sé que sus planes son perfectos. La vida da muchas vueltas. A veces la emoción es tanta y la ilusión es tan grande, que no quedan dudas y nada te hace pensar que tu alegría se puede derrumbar. No pude evitar compartir esta felicidad con ustedes quizá demasiado pronto, sin pensar que tal vez podría no suceder. A mi bebé: me duele saber que no nos conoceremos, que no te tendré en mis brazos, pero sé que me vas a cuidar desde allá arriba y que nos vas a mandar a un [email protected] pronto. A mi esposo: gracias por tu apoyo siempre, sé que no te gusta verme sufrir, ni llorar y por eso te agradezco que hayas estado a mi lado. Confío en que nos espera una familia hermosa y con muchos hijos. Gracias por estar siempre a mi lado dándome paz. Gracias Dios, por darme estas semanas de amor, felicidad e ilusión. Te prometo que, cuando sea el momento, seré la mejor mamá. Los quiero, Mariana.

A post shared by Mariana Rodríguez de García (@marianardzcantu) on