Exescort denuncia a Christian Chávez por contagiarlo de VIH

El joven de 35 años asegura que el cantante lo engañó para tener relaciones sin protección y hoy busca que pague por destruirle la vida.

a

En 2016 te contamos que Christian Chávez, de 36, contactaba a hombre por medio de apps  LGBT+, y les pagaba para tener encuentros íntimos con ellos; incluso te mostramos fotos de cómo metía a uno de ellos a su casa. Hoy, cuatro años después, el hombre captado por nuestra lente, conocido como “Josh”, nos reveló que lamentablemente vive con VIH, asegurando que fue el cantante quien lo contagió y decidió entablar un proceso legal en su contra para que el ex RBD ¡vaya a prisión!

-’Josh’, cuéntanos sobre ti...
“Tengo 35 años, nací en la CDMX; pero viví mucho tiempo en Los Ángeles, EU. Allá trabajaba en una tienda de ropa, y en 2008, conocí a Christian Chávez por casualidad. Él iba junto a algunos de los RBD y les hablé como fan”.

¿Y luego?
“En 2012 regresé a la CDMX, me enamoré y me junté con una mujer. En 2016, pasamos por una situación económica complicada y para salir de ella, decidí trabajar como escort, y Christian fue uno de mis clientes”.

-¿Cómo decidiste ser escort?
“El mejor amigo de mi, entonces, pareja se dio cuenta de nuestros problemas y me contó que él sacaba dinero prestando sus servicios a gays a través de Grindr. Mi ex estaba embarazada y necesitábamos dinero, así que en mis tiempos libres buscaba quién me contratara, y como estoy bien dotado, afortunadamente tenía clientes. Cuando tienes hambre y un bebé en camino, haces lo que sea”.

a

-¿Cómo se dio el contacto con Christian?
“En octubre de ese año, él me escribió por la app y me dijo que le mandara fotos de mi ‘miembro’, cuando se las mandé me pidió que fuera a su casa. En Grindr, Christian se hacía llamar ‘Antuan’, se describía como ‘versátil’, pero en las fotos tapaba su cara”.

-Y fuiste..
“Sí, pero primero le comenté que yo era escort y respondió que no había problema. A las 7 de la mañana me fui para su casa en San Ángel, cuando llegué se asomó, me saludó y entré, pero no lo reconocí”.

-¿Qué pasó en la casa?
“La primera vez no entramos a la casa, subimos a una terraza. Me dijo que tenía ‘dulces’ (drogas) para pasarla mejor, me ofreció algunas y acepté para romper el hielo; pues él ya estaba enfiestado. Luego platicamos un rato y ya en confianza me dijo: ‘Muestra lo que tienes’, luego me hizo un oral y tuvimos relaciones como tres horas y media”.

-¿Te pagó bien?
“Yo cobraba 800 por una hora, pero al terminar me dijo que no tenía dinero, que si podía pagarme con otras sustancias, y acepté. También me dijo que quería que nos siguiéramos viendo. Vendí lo que me dio y saqué el triple”.

-¿Sabías que era él?
“No, me di cuenta de quien era hasta la tercera ocasión. Entré a su casa y vi sus fotos, discos y premios que obtuvo con RBD, así supe quien era”.

a

-¿Después si te pagó?
“Sí, pero me quedó a deber como mil 500 pesos. Mi intención con este trabajo era ganar dinero extra, y aceptaba encuentros con él porque no era cualquier persona y era seguro”.

-¿Usaban protección?
“Al inicio sí, pero después me convenció de quitarme el condón. Le pregunté si estaba ‘limpio’, si no tenía VIH o alguna ETS, pero se ofendió y me respondió que no había nada de qué preocuparme. Me ofreció 500 pesos extra por hacerlo así, y acepté”.

-¿Cómo era Christian en la intimidad? 
“Muy apasionado, me pedía que le dijera vulgaridades, que le diera de cachetadas y lo mordiera, eso me sacaba de onda, pero era mi trabajo”.

-¿En qué momento te das cuenta de que esos encuentros afectaron tu vida?
“Dejé de ser escort tiempo después, y encontré un trabajo normal. En octubre del año pasado, nos pidieron hacernos varios análisis médicos, incluyendo la prueba del VIH; además, yo ya había notado que me pasaban cosas raras. De repente me daba fiebre  y me enfermaba de todo muy seguido. Dos semanas después, me llamaron de Epidemiología”.

¿Qué te dijeron?
“Que soy seropositivo, sentí que el mundo se me venía encima (llora). Luego, luego pensé en quién pudo haberme contagiado, pues sólo lo hice sin protección con tres personas. A Christian lo descarté de inmediato; y erróneamente culpé a otra persona, lo enfrenté y terminamos en el Ministerio Público, y lo peor es que... ¡él ni siquiera tenía VIH!”.

a

-¿Se lo confesaste a tu novia?
“Sí, no le pude mentir; pero no lo entendió, me soltó dos cachetadas y se fue, me dijo que no me quería volver a ver".

¿Si ya lo habías descartado, por qué estás tan seguro de que fue Christian quien te contagio? 
“En mayo ustedes publicaron que él había golpeado a su pareja, Maico Kemper, así que decidí buscarlo por Facebook para platicar con él y contarle lo que yo pasé”.

-¿Qué te dijo Maico?
“Me preguntó si había tenido sexo con Christian y si nos habíamos cuidado, porque él sabía que Christian era portador del VIH... en ese momento se me volvió a venir el mundo encima, y confirmé que él me contagió”.

-¿Por qué decides dar la cara ahora?
“Porque no quiero que mi historia se repita; yo perdí mi salud, mi familia y mi vida, y esto no se lo deseo a nadie. Aclaro que no he recibido ningún pago por esta entrevista y que sólo busco justicia”.

-¿Qué más te dijo Maico?
“Me contó que él era el que iba al Seguro Social a recoger los medicamentos de Christian, pues éste no quería que la prensa se enterara”.

-¿Crees que él siga teniendo relaciones de riesgo?
“Sí, estoy seguro que lo esconde y arriesga a varios. La última vez que nos vimos se le salió decirme que acudía a fiestas gay y que salía con varios hombres de Grindr”.

-¿Por qué dejaste pasar tanto tiempo?
“Quería pensar, no es fácil dar la cara pero es necesario hacerlo; hace unos meses me dio COVID y por el VIH se me complicó y terminé en el hospital, ¡la estoy contando!”. 

a

-Entablaste una demanda en su contra..
“Así es, y lo único que quiero es que se haga justicia, no busco dinero ni fama, eso no me devolverá mi salud ni a mi familia, ¡quiero que Christian vaya a la cárcel!”.

-¿Qué lección de vida te deja todo esto? 
“Tristemente me dejé guiar por la necesidad, y después por ver a Christian inalcanzable, pero ahora sé que... ¡es un monstruo!”. concluyó.

TAMBIÉN HABLAMOS CON MAICO, QUIEN NOS CONFESÓ QUE CHRISTIAN SÍ ES PORTADOR DEL VIRUS

-Maico, “Josh” nos dijo que has platicado con él por Facebook...
“Así es, me escribió en mayo, pero pude responderle hasta el 10 de octubre, y debo decirte que estoy muy sorprendido con todo lo que me dijo, y sobre todo por enterarme de que Christian le pagó para tener sexo con él”.

-¿Te dolió enterarte?
“Sí, lo peor es que me enteré después de que terminamos nuestra relación. Me estuvo engañando todo el tiempo que duramos, ya van varias personas que se acercan a mí para contármelo, y aunque es triste, hoy les agradezco mucho por su honestidad”.

a

-¿Qué más hablaste con “Josh”?
“Le pregunté que si había usado protección con Christian, pues él tiene VIH, y me dijo que no, porque en uno de sus encuentros Christian le ofreció más dinero por hacerlo sin condón y que lamentablemente lo contagió”.

¿Tú sabías que Christian padece VIH?
“Sí, durante un viaje que hicimos a París, en noviembre de 2018, ambos nos confesamos que vivíamos con la enfermedad. Sé lo difícil que es esto y por eso siempre lo apoyé emocionalmente y lo cuidé todo el tiempo que estuvimos juntos. Nos alimentábamos bien, hacíamos ejercicio y tomábamos nuestros medicamentos en tiempo y forma”.

-Maico, ¿Christian fue el que te contagió?
“No, Christian no me me contagió. Yo tengo VIH desde antes de conocerlo. Tomo antirretrovirales y soy indetectable (intrasmitible), gracias a Dios estoy bien controlado. Para seguir así, las relaciones sexuales con Christian siempre fueron seguras, por lo que no llegué a contagiarme cuando él tuvo hepatitis C”.

a

-“Josh” nos contó que tú eras el que iba por la medicina de Christian al hospital, para que no lo vieran...
Así es, así fue todo el tiempo que vivimos juntos, pero ahora es su papá quien va una vez al mes; Christian va al IMSS cada 3 meses a hacerse análisis de sangre y conocer su estatus, pero se pone una peluca y dientes falsos para que no reconozcan”. 

-“Josh” también mencionó que Christian solía ir a fiestas donde tenía sexo...
“Es verdad, de hecho así nos conocimos. Me contactó por Grindr, tuvimos sexo y consumimos drogas en una de esas fiestas, y después nos enamoramos. Andando conmigo seguía yendo y me engañaba”.

-¿Cuál es tu sentir al saber que Christian tiene sexo con otros chicos sin decirles que es portador del VIH? 
"Debería ser  honesto y decir la verdad. Antes de andar conmigo ni siquiera tomaba medicamentos para controlar el virus y por eso contagió a ‘Josh’. Yo nunca quise hablar de esto porque es algo muy privado y pero ahora me siento obligado a compartirlo. También entiendo que ‘Josh’ presente cargos contra él porque lo que le hizo es un crimen”, finalizó.

a