Chente quiere morir normal

Vicente Fernández convocó a los medios de comunicación en su rancho en Guadalajara, donde la disquera lo reconoció con un disco de oro y platino por más 90 mil copias de su disco Un azteca en el azteca. Ahí conversó sobre cómo le gustaría morir y ser recordado por su público.

“No quiero que me traigan como vendiendo charamuscas por todo el país en un cajón, y sobre contar mi vida, no, mi vida ya la conocen todos ustedes desde un principio, el día que Dios me recoja me gustaría que fuera normal y el que quiera acompañarme, pero normal, como cualquier ser que se ganó el cariño del pueblo, quiero que me recuerden como un ser humano que el único éxito que tuvo fueron ustedes”, aseguró que el dejará a sus hijos bien protegidos económicamente el día que muera.

“Yo ya no soy dueño de nada, vengo aquí prestado por mis hijos, yo no me voy a llevar nada cuando me vaya, esto y esto es para ustedes, pero otras más es hasta cuando yo me muera, las pueden tomar, yo no voy a dejar a mis hijos desamparados”.

El intérprete dejó muy en claro que no se ha retirado totalmente de la música, ya que continúa grabando varios temas.
“Yo aclaré que me iba a retirar de los escenarios, pero que iba a seguir grabando, aquí me meto a mi estudio y grabo 12 canciones, y quiero dejar canciones para el día en que Dios me recoja, solo me retiré de los escenarios, pero que cada que saliera un disco iba a grabar los videos para que el pueblo vea que Vicente Fernández sigue vigente”.

Una de las cosas que más está disfrutando en su tiempo libre, es el de estar en compañía de su familia y su rancho.
“Yo soy muy feliz, soy ganadero y me gustan mucho los caballos, mi gusto es levantarme temprano, ir a ver cuántas vacas parieron, y ese es mi diversión aquí, no me enfada, es mi vida, a mí que no me saquen de mi rancho”.