Cuando D1OS visitó Victoria

a

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- Diego Armando Maradona murió este 25 de Noviembre del 2020. A la edad de 60 años, se puede decir que recorrió el mundo entero, primero como jugador y después como director técnico.
Ciudad Victoria fue una de las plazas que el astro argentino visitó en los últimos años, dirigiendo a los Dorados de Sinaloa.

La afición disfrutó mucho aquel partido del 8 de Febrero del 2019, el Estadio “Marte R. Gómez” se llenó y no era para menos ante la presencia de un ídolo mundial.

La expectativa que se generó fue tanta, que decenas de seguidores acudieron un día antes al aeropuerto para recibirlo, y aunque no pudieron tomarse la foto con él, se conformaron con verlo a distancia arriba del autobús. 

Maradona, sentado en la primera fila, respondió con un sencillo saludo, por un breve momento dirigió su mirada hacia el frente y alzó la mano, después volvió a poner toda su atención en el celular.

a

Al llegar al hotel de concentración, mientras D10S descendía del transporte y se dirigía a su habitación bajo un fuerte dispositivo de seguridad, otro buen número de personas lo recibía con efusivos gritos de apoyo.

En esas horas previas al juego, se comentaba que Diego se comportaba muy arrogante en los pasillos del hotel, pero después circularon en redes sociales unas fotografías donde con mucha alegría posaba junto a un niño que cumplió el sueño de conocerlo.

Llegó el día del partido, un viernes por la noche y con un clima bastante frío, el “Marte R. Gómez” vibró para ver a Correcaminos y a los Dorados de Diego Maradona. 

El estratega de los sinaloenses salió del túnel entre aplausos y saludó a la tribuna de plateas, para después tomar asiento en esas humildes butacas en color naranja, atendió a un par de compañeras de los medios de comunicación con una foto, después se molestó y con gritos pidió que ya no se le acercara nadie más, porque quería ver la cancha y todo su alrededor.

Dorados no llegaba en buen momento, estaba en los últimos puestos de la tabla, por lo que era una de las últimas llamadas si quería ser protagonista en el torneo. Maradona vivió el duelo con mucha  intensidad y pasión desde la banca, prácticamente se la pasó parado dando indicaciones.

a

Ese carácter fuerte que aparenta, volvió hacerlo a un lado cuando le cayó la pelota en los pies, lo levantó y con una sonrisa se lo regresó al recoge balones.

En el segundo tiempo la cosa cambió, explotó contra el cuarto árbitro que lo acusó con el central por excederse en los reclamos, eso le costó la tarjeta roja y tuvo que abandonar el banquillo con varios minutos de anticipación.

Tras cumplirse el tiempo reglamentario, Dorados había sacado una valiosa victoria en calidad de visitante por marcador de 1-0, Maradona en los vestidores esperaba a sus muchachos y el festejo fue como si hubiera ganado un campeonato, así era Maradona vivía cada juego como si fuera una final. En un video que minutos después publicó la cuenta oficial de Dorados, se le veía muy contento, bailando y cantando con sus jugadores.

Luego de ese encuentro contra Correcaminos, los Dorados repuntaron, se metieron a la Liguilla y llegaron a la gran Final, que perderían ante el Atlético de San Luis, pero esa ya es otra historia.

Todos aquellos que decidieron ir al aeropuerto, al hotel y al estadio, ahora deben sentirse muy afortunados, tienen un buen recuerdo de uno de los mejores futbolistas de la historia: Diego Armando Maradona. Que en paz descanse.