¿Y la austeridad republicana?

CUENTA REGRESIVA.- Comenzó a correr el plazo de tres años para que el Poder Judicial de Tamaulipas (igual que el resto de las judicaturas del país) asuma la responsabilidad de impartir justicia laboral.

La fecha fatal para que los Juzgados (en Tamaulipas se les llamará Tribunales) laborales comiencen a operar, vence en el primer bimestre del 2022, por lo que los responsables de la construcción del marco jurídico y de la infraestructura física que se requerirá, tendrán que darse prisa porque la cuenta regresiva está corriendo.

La reforma Constitucional, recientemente aprobada, prevé la desaparición de las Juntas de Conciliación y Arbitraje, para que sea el Poder Judicial quien asuma su tarea jurisdiccional. El Poder Ejecutivo seguirá encargado de la tarea conciliatoria, que será de uso obligado por las partes antes de llegar a un Tribunal Laboral.

Hasta ahí todo está claro. Donde no hay claridad es en el destino que tendrán los miles de burócratas que operan actualmente las Juntas de Conciliación y Arbitraje.

Nos dicen que el Poder Judicial del Estado echará mano de un número reducido de ellos para operar los órganos jurisdiccionales, pero para la gran mayoría su futuro es incierto.

Esperemos que al final de cuentas valga la pena esta decisión de mudar la impartición de justicia al Poder Judicial, y que efectivamente haya más rapidez y menos corrupción en la resolución de los conflictos entre patrones y trabajadores.  

Ojalá que no vaya a suceder lo que con el sistema acusatorio de justicia penal, que hasta el momento ha sido una total decepción.

¿Y LA AUSTERIDAD?.- Quedó claro que la dirigente nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky Gurwitz, no comulga mucho con la política de austeridad de su jefe político y presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

El hecho resultó evidente durante los últimos días de mayo, cuando decidió rentar un jet privado para viajar a Tamaulipas en apoyo a los candidatos de su partido.

Mientras López Obrador viaja en vuelos comerciales para ahorrarle dinero al erario público, Doña Yeidckol decidió que era muy sufrido imitarlo y optó por la comodidad de contratar una aeronave.

De paso se trajo como acompañante al Senador, Américo Villarreal Anaya.

Sería interesante saber lo que opina al respecto el Presidente de la República. Seguramente no le caerá muy bien el chistecito, pero a lo más que llegará será a regañar en privado a la dirigente de su partido.

El tema de fondo es que, en Morena de plano no ven con buenos ojos eso de la famosa austeridad republicana, que tanto impulsa su jefe.

DESPISTADO.- Por cierto, el Presidente de la República anda bastante despistado. En esa costumbre de reaccionar impulsivamente ante cualquier cosa que le preguntan en las “mañaneras”, ya no sabe lo que dice.

Es así que, cuando le preguntaron sobre la posibilidad de reactivar el cobro de la tenencia en todo el país, López Obrador reaccionó molesto, y acusó a sus, “cretinos adversarios conservadores”, de difundir esa “mentira”.

“Son los que quieren que nos vaya mal los que han difundido esa versión”, dijo.

El problema para el Presidente es que no se enteró de que quien hizo el anuncio fue su subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, y la aplaudió el diputado de Morena Alfonso Ramírez Cuéllar, presidente de la Comisión de Presupuesto en San Lázaro.

 

ASÍ ANDAN LAS COSAS

[email protected]