Voz valiente

Este jueves se realizó en la sede del Congreso del Estado, el Primer Parlamento Incluyente para Personas con Discapacidad.

Decenas de niños, jóvenes y adultos, con algún padecimiento físico o mental, hicieron acto de presencia para plantear propuestas o exponer reclamos a las autoridades.

Fue un ejercicio diseñado precisamente para eso : para darle voz a ese grupo vulnerable que tanto maltrato ha recibido por parte de los Gobiernos y de la sociedad misma.

Para algunos de quienes estuvimos presentes , el evento nos dejó mucho aprendizaje, pero sobre todo nos dio la oportunidad de ponernos en los zapatos de aquellos que padecen alguna discapacidad.

Escuchar a  niños, jóvenes y adultos, quejarse de la discriminación que padecen en oficinas gubernamentales, de la falta de empleo y de la insuficiencia de centros de rehabilitación y de atención médica, fue una buena oportunidad para ver la vida con otra perspectiva.

Espero que las diez propuestas ahí planteadas por los 38 Diputados por un día, lleguen a materializarse en una acción legislativa formal.

Los integrantes de la Sexagésima Tercera Legislatura tienen en esa decena de propuestas material muy valioso, para promover iniciativas que en el corto plazo se traduzcan en beneficios reales en favor de quienes sufren alguna discapacidad.

Todos los planteamientos ahí expuestos tienen viabilidad. La tienen porque son realidades a las que se enfrentan aquellos a los que la vida o el destino los colocó en condición de desventaja.

 

Fue estrujante, por ejemplo, escuchar a una madre de familia, que se convirtió en la voz de su hijo con discapacidad múltiple, quejarse del drama al que se enfrenta para encontrar espacios en los centros de rehabilitación o en espacios educativos.

 

Imposible no sensibilizarse frente al reclamo de la  Sandra Rodríguez Medina, al quejarse del maltrato y la dificultad que padecen a acudir a las instancias de justicia.

La joven, con una discapacidad mental, logró exponer una iniciativa en la que demanda legislar para que las instancias de procuración de justicia, integren equipos de personas sensibilizadas para atender a personas con discapacidad cuando acudan a denunciar un hecho ilícito del que hayan sido víctimas.

David Soto Zárate, un profesor discapacitado, exigió que en los hospitales públicos y privados, y en los mismos sistemas DIF, existan médicos con los conocimientos necesarios para detectar discapacidades.

Esas fueron solo tres de las diez propuestas ahí planteadas. Insisto: ojalá y que los diputados se pongan a hacer su trabajo y que, en los tres meses que les resta en el cargo, se den a la tarea de impulsar acciones legislativas que demuestren a quienes se atrevieron valientemente a acudir al Primer Parlamento Incluyente, que valió la pena su esfuerzo.

Si lo hacen, seguramente habrá cientos o miles de familias que se los agradecerán.

EL RESTO.

¿SEÑORA PRESIDENTE?.- En el muy lejano supuesto de que el reynosense, Gerardo Peña Flores, se quedara fuera de la Sexagésima Cuarta Legislatura, habría que apuntar en la competencia por la Presidencia de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, a la diputada Juana Alicia Sánchez Jiménez.

El protagonismo que ha venido teniendo en las últimas semanas la panista también originaria de Reynosa, pareciera ser parte de una estrategia que tiene como objetivo pavimentarle el camino hacia el cargo más importante en el Poder Legislativo.

Pueden cruzar apuestas. Al tiempo, tiempo.

ASÍ ANDAN LAS COSAS

[email protected]