A revivir el muerto

Este próximo domingo, el ex diputado federal, Edgar Melhem Salinas, se convertirá en el nuevo dirigente del PRI en Tamaulipas.

En reunión del Consejo Político Estatal, y con la presencia del presidente nacional , Alejandro Moreno, se desarrollará el protocolo de ungimiento del líder de los priistas tamaulipecos.

Para muchos , el que Melhem haya aceptado dirigir al PRI es un acto de gran valentía. Tienen razón. No es exageración decir que su misión será algo parecido a revivir un muerto.

Es así porque, como lo señalábamos recientemente aquí mismo, recibirá un partido en la ruina económica total, pero también desmantelado y prácticamente sin militancia, porque la poca o mucha que quedaba fue fácilmente seducida por el PAN y Morena.

Bajo ese escenario, Melhem tendrá que comenzar de cero. Seguramente su primer tarea en la lista de prioridades será trabajar para unificar a los pocos líderes que aún mantienen su lealtad al tricolor , pero que ante el abandono que padeció el partido en los últimos tres años, andan diseminados, a la deriva.

Son esos liderazgos en los municipios los que pueden actuar como cirujanos para de alguna forma darle nuevamente vida al PRI. Si logra convencerlos de su proyecto, habrá posibilidades de conseguir el milagro de que el partido regrese a las competencias electorales.

¿Lo logrará?, le preguntábamos ayer a un veterano priista que incluso fue dirigente estatal.

“Melhem conoce perfectamente al PRI. Sabe cuáles son sus debilidades y tiene toda la capacidad y experiencia para revertirlas. Pero lo más importante es que se lleva bastante bien con casi todos aquellos que tienen influencia en el partido” nos explicó.

“Además no tiene cola que le pisen” añadió.

Y si, efectivamente, el abogado cincuentón , originario de Río Bravo, tiene un historial libre de escándalos, lo cual es algo de gran valor, sobre todo en tiempos como los que corren, en que la “guerra” sucia sigue siendo de uso común entre los políticos para enlodar o desprestigiar al rival.

En suma, entre los priistas que quedan se percibe optimismo y confianza de que Melhem podría ser el gran mesías que estaban esperando.

EL RESTO

SOBRARON PADRES.- Que cosas: luego de la reverseada que le dio el Pleno Legislativo a las iniciativas que facultarían a los municipios a cobrar la recolección de la basura y a aumentar el predial en el 2020, todo mundo se quiso colgar la medalla del mérito.

Lo mismo el PAN, el PRI, Morena y Movimiento Ciudadano, reclamaron para sí la paternidad de la decisión de echar para atrás los pretendidos cobros que hubieran golpeado severamente el bolsillo de los tamaulipecos.

Desde luego que todos quedaron mal parados ante el ojo ciudadano, porque  en Comisiones la iniciativa había sido dictaminada favorablemente. Es decir, panistas, priistas y morenistas habían dado su aval para que los cobros se aplicaran.

Que nadie quiera cargar con la culpa es entendible. Pero en la realidad la culpa fue de todos. El momento para bloquear las iniciativas era en Comisiones y no en el Pleno.

ASÍ ANDAN LAS COSAS

[email protected]