Rebeldía inusual

FRACASO.- No la ha ido nada bien al Comisionado Estatal de Búsqueda de Personas, Jorge Ernesto Macías Espinoza, en los cinco meses que lleva en el cargo.

El martes, el presidente del Colectivo Familiares y Amigos de Desaparecidos, Guillermo Gutiérrez Riestra, lo calificó como una decepción, y antes Geovany Francesco Barrios, representante de otro colectivo en Reynosa, lo acusó de ser un fracaso y flojo.

Los familiares de desaparecidos no están nada contentos con Macías Espinoza, porque consideran que nada han cambiado las cosas desde que los diputados lo designaron para tutelar la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas.

Y sí, hay razón en el enojo de los colectivos, porque hasta el momento la búsqueda de desaparecidos sigue sin avanzar.

No obstante, en descargo del Comisionado hay que decir que no todo es culpa suya. Sin presupuesto es difícil, por no decir que imposible, lograr resultados. Ni él ni nadie podrá avanzar en la localización de fosas clandestinas si no le dan los recursos necesarios para ello.

YA SE VEN RESULTADOS.- Como era de esperarse, el reforzamiento de la vigilancia en la frontera sur de México, comienza a reflejar resultados en el control del fenómeno migratorio.

Al menos en los municipios fronterizos de Tamaulipas, el flujo de migrantes centroamericanos ha decrecido hasta en un 50 por ciento.

Por lo menos así lo sostiene el diputado panista y presidente de la Comisión de Asuntos Fronterizos y Migratorios del Congreso del Estado, Angel Romeo Garza.

Era de esperarse. Al militarizar la frontera sur se pondría freno a los “ríos” de migrantes que buscaban llegar, a como diera lugar al vecino país.

Y no es que se haya detenido el flujo migratorio. No, simplemente que están entrando de manera ordenada. Se les extiende un permiso de 20 días para que transiten sin problema por el territorio mexicano. De esa forma entran los que deben entrar y no los que quieran.

En otras palabras, México simplemente está haciendo su tarea.

REBELDE.- El Auditor Superior del Estado , Jorge Espino Ascanio, sorprendió ayer a propios y extraños al quejarse de la insuficiencia presupuestal para la realización de su tarea.

Sorprendió porque no es normal que alguien que pertenece a un mismo equipo de gobierno haga en público un reclamo de esa naturaleza.

Espino compareció ante la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior del Estado para someter a evaluación de los diputados su  trabajo de auditoría 2018.

Desde luego que la Comisión le palomeó el informe de actividades.

Vale decir, sin embargo, que en casi tres años en el cargo, Don Jorge no ha sido capaz de llevar ante los tribunales de justicia, administrativa o penal, a un solo funcionario o ex funcionario.

El asunto no es tema menor porque, según lo que él mismo ha dicho, hay cerca de cinco mil millones de pesos, cuyo destino se desconoce, de 116 cuentas públicas de los ejercicios 2014, 2015 y 2016.

Como quiera que sea hay que darle el beneficio de la duda al Auditor. Capaz y que en cualquier momento nos sorprende con alguna buena noticia en ese sentido.

ASÍ ANDAN LAS COSAS

[email protected]