Partidos misóginos 

La acusación de Minerva Josefina Tavares Mirabal, mejor conocida como Minou, es contundente y sobrada de verdad: “es en los partidos donde la mujer más padece y sufre violencia política”.

No dice nada nuevo la filóloga, profesora y política, hija de una de las tres hermanas Mirabal, asesinadas en 1960 por el Dictador de República Dominicana, Rafael Leonidas Trujillo, y en cuya memoria se instituyo el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, pero siempre será saludable que la denuncia venga de un referente internacional en la lucha por la defensa de los derechos políticos de las mujeres.

Su acusación contra los partidos la planteo en un ámbito universal pero indudablemente que México es uno de esos países donde la violencia política contra la mujer está más presente.

No me refiero por supuesto a situaciones como las ocurridas con el diputado local de Morena, Rigoberto Ramos Ordoñez, que llamó “sexo débil” a sus compañeras en la legislatura y desato un linchamiento en su contra. Me parece que el desliz verbal del reynosense fue magnificado para golpearlo políticamente.

La violencia política a que hace referencia Minou es mucho más grave que referirse a las mujeres como sexo débil.

Algunos ejemplos graves de esa violencia política son: discriminación por encontrarse en estado de embarazo o con licencia de maternidad; restricción del uso de la palabra , impidiéndole el derecho a voz en igualdad de condiciones que el hombre o registrarlas como candidatas exclusivamente en distritos perdedores e inequidad en la distribución de los tiempos de radio y televisión.

Esas y otras muchas más prácticas siguen siendo una constante en el escenario político nacional, y lamentablemente, como dice Minou, son los partidos políticos quienes más la ejercen. 

 “Es un tema difícil , complejo, frustrante, porque los partidos políticos son nuestras casas, los lugares donde crecemos, donde se supone que políticamente las mujeres deberíamos sentirnos más seguras para poder construir ahí nuestros liderazgos democráticos, pero no es así” señaló.

Y fue más allá: “Algunos partidos tienen oligarquías que son casi monárquicas. Por un lado, con un gesto democrático afirman que creen en la paridad de género, que hay que votar por ella, apoyarla,  y por el otro lado dicen con descaro que no hay suficientes mujeres para ocupar los cargos de elección” acusó.

Tavares Mirabal estuvo ayer en Ciudad Victoria para disertar la conferencia “La Violencia Política contra las Mujeres”. Fue en ese contexto, ante cientos de oyentes, principalmente mujeres, en que lanzó sus acusaciones.

Es sano que se den este tipo de expresiones pero ojalá y que no quede en un simple discurso. Es momento de que los partidos políticos dejen atrás la simulación y respeten realmente los derechos de las mujeres. Deben dejar a un lado su misoginia.

Por otra parte, deben ser las mismas mujeres quienes empujen con más fuerza esa transformación de los partidos. Ya debe haberles quedado claro que solamente ellas son las que pueden lograr esa equidad que tanto reclaman.

La merecen, por supuesto que si, pero también debe haberles quedado claro que nadie se las va a regalar así como así. Tendrán que ir por ella. Ese es su reto y su lucha.

ELRESTO

RENUNCIA EN PUERTA.- En la Secretaria de Salud se asegura que la titular, Gloria Molina Gamboa, ya tiene redactada su renuncia.

Hacia dentro de la misma dependencia se dice que el documento tiene fecha del 6 de diciembre.

No es la primera vez que se habla de la salida de Gamboa, pero todo parece indicar que ahora sí va en serio.

Habrá que ver.

ASÍ ANDAN LAS COSAS

[email protected]