Mienten todos

La que transcurre ha sido denominada en Tamaulipas, la Semana Estatal contra la Corrupción.

Durante estos días fueron programadas diferentes actividades para hacer conciencia social que desaliente la práctica de conductas deshonestas.

Siempre será aplaudible cualquier esfuerzo institucional que se haga en ese terreno.

Lamentablemente, y contra lo que dice el discurso oficial, la corrupción es , como decía el exgobernador, Manuel Cavazos Lerma, un monstruo de mil cabezas.

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, insiste, un día sí y otro también, que la corrupción está controlada. Es más: se ha atrevido a señalar que, “ya no hay corrupción”, como si fuera algo medible o tangible.

La realidad es que, miente el Presidente y todos aquellos que sostienen, sin datos duros porque no los hay, que se va ganando la batalla contra la corrupción.

Hay quienes se ríen o mofan de quienes sostenemos la tesis de que la corrupción es una cuestión cultural. Pero desde luego que la práctica de esa conducta es naturaleza humana.

Quizá habrá ciudadanos excepcionales que jamás incurrirían en un acto deshonesto, pero la realidad es que la corrupción es moneda de uso recurrente entre la mayoría de la población.

Bajo esa tesis, me parece que son buenas las campañas que se hacen a través de conferencias y spots mediáticos para desalentar la deshonestidad, pero también creo que si realmente aspiramos como sociedad a obtener mejores resultados en esa lucha, debemos ir más a fondo.

En ese sentido creo que el camino más corto para atajar---no desaparecer---la corrupción, es sembrando la semillita de la honestidad entre los niños.

Desde los primeros niveles de educación, hay que sembrar en la mente de los pequeños la importancia que tienen valores como el respeto, la responsabilidad, y por supuesto la honestidad.

Si se hace un trabajo serio en ese terreno tendremos garantizado, a la vuelta de pocos años, generaciones menos corruptas. Ojalá y alguien tome la palabra y haga suya esa tarea.

EL RESTO

OBSOLETOS.- Lo dicho: los operativos antialcohol realizados por las autoridades de Tránsito han quedado totalmente obsoletos.

Las redes sociales se han encargado de quitarles funcionalidad, porque más tarda en instalarse un filtro en algún crucero que en ser exhibido para alertar del mismo a los conductores ebrios.

Las consecuencias son lamentables y preocupantes porque se está registrando un incremento de accidentes automovilísticos , muchos de ellos con saldo fatal.

Por eso la insistencia para que las autoridades se pongan a arrastrar el lápiz en el diseño de una nueva estrategia que permita detectar y sacar de circulación a conductores ebrios.

Es algo urgente.

DISTRACTOR.- En el Congreso del Estado el tema del dictamen legislativo que pretende autorizar a los 43 Ayuntamientos cobrar a los ciudadanos la recolección de la basura a partir del 2020, podría ser un simple distractor.

Sería una especie de cortina de humo para restarle atención a alguna parte del contenido del paquete económico estatal para el año próximo. Habrá que ver.

ASÍ ANDAN LAS COSAS

[email protected]