La soberbia de Arturo Soto

El diputado panista , Arturo Soto Alemán, tuvo ayer uno de sus peores días como político.

Soberbio como es, seguramente dirá que no. Que él nunca pierde, que siempre tiene la razón.

Pero no. La realidad es que le fue como en feria.

Primero tuvo un atropellado encuentro con los reporteros por el tema de la iniciativa de reforma a las Leyes de Ingresos Municipales, con la que se pretendía facultar a los 43 Ayuntamientos a cobrar el servicio de recolección de basura a partir del 2020.

Minutos antes, el priista, Florentino Sáenz Cobos, había negado la autoría de la propuesta aprobada en Comisiones el pasado domingo, argumentando que Soto, en calidad de presidente de la Comisión de Finanzas, Planeación, Presupuesto y Deuda Pública, le había ordenado leerla.

“Fue una iniciativa que yo leí porque me pidieron ese favor. Me lo ordenó Arturo Soto y otro Diputado que estaba ahí, que no recuerdo el nombre” argumentó Sáenz, aceptando tácitamente que lo “chamaquearon”.

Para pronto, los periodistas buscaron al panista. Primero intentó evadir la entrevista, argumentando que no acostumbra declarar sobre algo que no conoce, lo cual por supuesto es falso porque nunca antes había puesto peros en otros temas de los que tampoco conocía declaraciones.

Al verse acorralado, optó por negar culpas.

 “¿Qué yo le di ordenes? Yo no doy ordenes. Somos pares” inició diciendo, y aclaró:  “Mía no es la iniciativa. No es mía”.

Cuando le explicaron que la población estaba manifestando en redes sociales un marcado rechazo a la propuesta, no pudo controlar su enojo y soltó un : “No le hago caso a las redes ni a los comentarios de quienes están atrás de la computadora”.

---¿Pero vas a votar a favor del cobro?---le cuestionaron.

“Todavía no lo sé. Estoy razonando mi voto. Pero la gente de las colonias con la que he platicado me han dicho que si están de acuerdo en el cobro” dijo.

Más tarde el gobernador, Francisco García Cabeza de Vaca, publicó un twitt expresando su desacuerdo con el pretendido aumento de impuestos a los tamaulipecos, el cual fue respaldado por el presidente de la Junta de Coordinación Política, Gerardo Peña Flores.

Soto ya no tuvo que razonar más.

Luego, más tarde, el nativo de la colonia Azteca y aspirante a la Alcaldía de Victoria, tuvo otro mal momento.

En la Comisión de Finanzas, Planeación, Presupuesto y Deuda Pública, la oposición le dijo "no" a su propuesta de crear un Servicio de Administración Tributaria (SAT) para Tamaulipas.

Al final, la iniciativa fue dictaminada a favor con el voto mayoritario del Partido Acción Nacional (PAN) pero sin el respaldo del  PRI, Morena y Movimiento Ciudadano.

Durante la discusión de la acción legislativa , en la que le sobraron reclamos de los opositores, Soto volvió a pecar de soberbio.

“Yo creo en lo que hago. Soy un apasionado de que las cosas mejoren. Es un proyecto que tengo trabajando desde hace tres años para que Tamaulipas esté mejor. Este organismo busca perfeccionar lo que hoy se hace” dijo.

Cuando la morenista, Carmen Lilia Canturosas Villarreal, expuso sus dudas y sospechas con respecto a la iniciativa, le respondió sarcástico: “¿Con cual empiezo, Diputada?” “Con la que usted guste, con la que se le haga más sencilla” le reviró aquella.

Al final, la iniciativa fue dictaminada a favor, y el panista pidió aplausos: “En el Pleno aplaudimos, aquí también (hagámoslo) ”. Nadie le hizo caso.

ASÍ ANDAN LAS COSAS

[email protected]