La jugada de Morena

Bajo el recurrente pretexto de la austeridad gubernamental, legisladores federales de Morena, el partido al que pertenece el presidente, Andrés Manuel López Obrador, están impulsando una iniciativa de decreto que busca desaparecer los Organismos Públicos Locales Electorales, (Oples).

El propósito de fondo, dicen los “padres” de la propuesta, es abaratar el sistema electoral mexicano. Estimaciones oficiales calculan que en 2018 se gastaron 14 mil millones de pesos en la organización de los procesos electorales.

Como consecuencia de lo anterior, la acción legislativa busca que el Instituto Nacional Electoral (INE), sea el único responsable de la organización y ejecución de las elecciones federales y estatales.

Desde luego, el tema se ha venido polarizando en los últimos días. Como es natural, existen posturas a favor y en contra. Me parece, sin embargo, que son muchos más aquellos que se oponen a la propuesta Morenista, y me incluyo entre ellos.

Para empezar, no veo por ningún lado los “cómo” el Gobierno federal vaya a generar ahorros desapareciendo los Oples, entre ellos el Instituto Electoral de Tamaulipas, (Ietam). No los veo porque finalmente será el Instituto Nacional Electoral (INE) el que terminará asumiendo el costo de las elecciones locales. Creo que esto de la austeridad es un pretexto absurdo.

Si lo que realmente se busca es reducir los gastos, Morena y su jefe político deberían comenzar por ajustar hacia abajo los exorbitantes sueldos que perciben los funcionarios de primer nivel, tanto del INE y de los mismos Oples, e incluso de los Tribunales Electorales, el federal como los estatales.

Por más que su función requiera de una preparación profesional especial, es una grosería que haya funcionarios electorales ganando sueldos de casi 200 mil pesos mensuales.

Reducir el financiamiento a los partidos políticos sería otra alternativa para cumplir la trillada austeridad republicana. Son exorbitantes los recursos presupuestales que el Gobierno le inyecta al sistema de partidos, lo que ha propiciado que muchos institutos hayan sido creados precisamente para que unos cuantos personajes medren del erario público.

Ejemplos podría ponerle muchos, pero basta con mencionarle al PT, al PES, al PVEM y a Movimiento Ciudadano. Atrás de ellos hay políticos bien identificados que han usado esos membretes para asegurar su futuro económico y de sus familias.

Esas son las “llaves” que debería estar cerrando el Gobierno a través de Morena, en vez de estar pensando en desaparecer los Oples.

El problema es que, los impulsores de la propuesta tienen atrás una motivación muy distinta a la de la famosa austeridad. Esto del ahorro presupuestal es lo que dicen de dientes hacia afuera, pero la verdad es que su propósito genuino está en construir una estructura electoral que les permita controlar las elecciones en el país, porque eso les daría más posibilidades de perpetuarse en el poder.

Es tan obvia la jugada de Morena que veo difícil que la oposición vaya a permitirles la consumen. Las dirigencias del PRI, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, ya han anunciado un contundente “no”, y dudo que lo modifiquen. Doblar el brazo significaría ponerse la soga al cuello.

 

ASÍ ANDAN LAS COSAS

[email protected]