Escúchelos pero no les crea

Hoy inician las campañas en Tamaulipas. Es el arranque de la competencia por los 36 asientos de lo que será la Sexagésima Cuarta Legislatura del Congreso del Estado.

Durante 45 días, un total de 246 candidatos intentarán convencernos a usted y a mí de qué son merecedores de representarnos en la máxima tribuna legislativa del Estado.

Ya le he contado aquí mismo en otras ocasiones, que en ese propósito de lograr nuestro voto los aspirantes a una diputación recurrirán a cualquier mentira o promesa para convencernos.

Harán de todo: le tocarán personalmente la puerta de su casa; saturarán las redes sociales con mensajes en los que tratarán de resaltar virtudes que no tienen, y se ofrecerán como salvadores de todos los problemas sociales.

La sugerencia sigue siendo la misma: escúchelos pero no les crea.

Me parece que la mejor forma de decidir a quién darle el voto, es analizando a cada candidato en lo particular sin fijarnos a qué partido pertenece.

Dediquemos unos minutos a indagar en la historia personal de cada uno de quienes quieren nuestro voto y decidamos. 

Un dato importante a tomar en cuenta es la preparación profesional del candidato. Recuerde que una de las funciones principales del diputado está relacionada con la elaboración de leyes, por lo que ya no son tiempos de andar eligiendo a quienes carecen de preparación para ello. Privilegie siempre a quienes son expertos en Derecho.

Desde luego que eso debe ir acompañado de un historial limpio de escándalos y conflictos con la ley. Decida como si fuera a contratar a un empleado para su empresa.

Es probable que todavía así nos equivocamos, y que quien elijamos no sea el diputado que esperábamos, pero al menos habremos entregado un voto razonado.

Lo peor que podemos hacer es votar por alguien que nos promete cosas irrealizables, o por quien ofrece algún pago en especie o económico a cambio de que crucemos la boleta en su favor.

Es tiempo de que aprendamos a ser responsables en el ejercicio del voto. Está en nuestras manos ir mejorando la conformación de la legislatura local.

Evitemos que la legislatura siga infestada de diputados que nunca suben a tribuna y que cuando lo hacen es solo para leer efemérides.

Impidamos que las curules las sigan ocupando personajes que no son capaces ni siquiera de leer correctamente o que promueven cualquier ocurrencia o absurdo como iniciativa.

Es tiempo de dignificar la tarea legislativa.

 

EL RESTO

 

Los Gobiernos estatales y municipales deberán pagar por el apoyo de la Guardia Nacional.

Así lo establece la reforma Constitucional que dio origen al nuevo cuerpo policial de la nación.

Dicho en otras palabras: Estados y Municipios deberán pagarle al Gobierno federal por cumplir con su obligación en relación con el combate a la inseguridad pública, sobre todo aquella originada por el crimen organizado.

Es una aberración contra la que curiosamente nadie ha protestado hasta el momento.

 

ASÍ ANDAN LAS COSAS

[email protected]