Johan y el camión de las 7,500 piñas

Cada semana llegan a Victoria, desde Veracruz, con el reto de vender todo el producto
Ciudad Victoria, Tamaulipas.- De piña para la niña, de fresa para Teresa, de limón para Don Simón... la frase viene a la mente al entrar a las calles 5 y 6, zona donde se comercializan las frutas y las verduras.

Un camión repleto de piñas se lleva la tarde entre los compradores de frutas. El olor tropical que sale de ahí es insoportablemente riquísimo.

Subirse a un camión con piñas parece sencillo, vender las 7,500 frutas tropicales en Ciudad Victoria, en la zona de los mercados y fruterías, también.

Pero todo oficio tiene su "gracia" y su grado de dificultad, como relata Johan, un comerciante que viene desde Veracruz sólo a vender piñas a los victorenses.



El camión está repleto, se alcanzan a ver en filas que parecen no tener fin, tras una pequeña ventana que se abrió entre la madera para que soporten el calor.

"Son 7500 piezas, más de 16 toneladas que debemos vender en tres días para luego regresar a Veracruz y esperar otros tres días para dar tiempo a los comerciantes de aquí, a que vendan la mercancía".

Una caja de piña de "Cayena", que es muy dulce y jugosa, tiene un costo de 70 pesos; el kilo es de 15, y una pieza es de 20 pesos.



Para saber si una piña está en su punto de madurez se debe golpear con la palma de la mano y si tiene consistencia es la elegida.

"Mucha gente se fija en el color, que esté amarilla, pero eso no tiene que ver, sino la consistencia, su apariencia dura", dice el experto.

El camión donde trabaja Johan se puede encontrar en la esquina del 5 Juárez, para los que quieran comprar piñas procedentes de Veracruz, que se venden durante todo el año en la ciudad.

"La de Cayena es la piña más sabrosa por su sabor dulce, hemos traído de otro tipo y son muy ácidas en su sabor y la gente no nos compra igual".

Ya sabe: los comerciantes vienen cada semana a la ciudad, cómpreles piña: está rica y barata.