Candelaria, para vestir al niño y levantarlo

<em>Católicos victorenses mantienen viva la tradición. Antes, el niño se le levantaba en día de Reyes. Los padrinos pagan el vestuario y los dulces; los 'padres', los tamales </em>
[gallery size="full" ids="51083,51084,51085"]

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- La celebración de la Candelaria es la oportunidad  para levantar del pesebre al niño Jesús envuelto en trajes que van desde pijamas de hilo, vestidos papales en diferentes colores y los hábitos del Santo de Cabecera, pero los que tienen el primer lugar este año en la preferencia de los fieles católicos son los de la abundancia y prosperidad.

En el local de Karla Romero, en el mercado Argüelles, no se dan abasto con los vestidos del niño Dios, el primer cargamento se agotó y hasta este día esperaban los trajes de Santos como San Benito, San Judas Tadeo, el vestido del Papa, porque los fieles hicieron promesa de vestir al niño Dios tras recibir milagros en sus vidas, también esperaban más vestidos de la abundancia, para asegurar que les provea el sustento o agradecer las bondades recibidas.

"Este año la celebración es mayor a comparación de otros años. Antes se acostumbraba levantar al niño el día de Reyes, pero el día de la Candelaria es ahora el favorito de la mayoría de los católicos, porque visten al niño de manera elegante, no les importa hacer gastos grandes porque es su tradición. Una bonita tradición donde se lleva a los niños a la iglesia, para que sean bendecidos, también llevan a los animalitos".

El vestido más caro en el puesto de Karla, que se ha preocupado por preservar la tradición, mostrando los vestidos a los clientes por medio de catálogos y al ofrecer precios para todos los bolsillos, es de 388 pesos. Es el vestido bordado a mano, que se manda traer desde la ciudad de México hoy por hoy, la cuna de los trajes de niño Dios.

Cada 4 años se corona al niño Dios y se cambia de padrinos, y se le viste con trajes de algún Santo, como San Judas Tadeo, Niño de la Salud o Santo Niño de Atocha, pero la moda ha traído los trajes más inverosímiles como el que lleva bordado el cuerno de la abundancia, y que es el primero que se agotó.

"Los Padrinos corren con el gasto de los dulces para la levantada del niño Dios y con el vestuario, y los dueños del niño pagan la cena que es de tamales regularmente. Se realiza el santo rosario, es una celebración muy bonita, porque la gente lleva a los niños a misa antes de la fiesta en casa, los niños se ponen en una canasta de mimbre adornada con finas cobijas", dijo Doña Conchita seguidora de la tradición desde hace 20 años.

JESÚS ES EL MOTIVO DE LA CELEBRACIÓN

Después de los 40 días que obligaban a la mujer que daba a luz a permanecer en casa para su purificación, debía presentarse a los niños al templo. Así, José y María llevaron a Jesús a la sinagoga de Jerusalén como lo ordenaba la ley en levítico. El varón primogénito debía presentarse circuncidado, procedimiento quirúrgico que debía realizarse a los 8 días del nacimiento.

Al presentarse a la iglesia debía llevarse como ofrenda un cordero también primogénito, una paloma o tórtola, pero José y María eran muy pobres y llevaron dos palomas blancas. La historia bíblica relata que estando en la iglesia, Simeón tomó a Jesús en brazos y le dijo QUE SERÍA LA LUZ QUE ILUMINARÍA A LA HUMANIDAD y reveló a María el sufrimiento de su hijo por salvar a los hombres, y se refería al pasaje de la cruz.

Por eso se encienden velas o candelas, de ahí el nombre de la Fiesta de la Candelaria. Durante la misa, además de la bendición de imágenes religiosas y animales, también se bendicen velas que los fieles católicos encienden en momentos difíciles que tienen durante el año y se hacen promesas sobre el vestido que le pondrán al niño el año próximo, también prometen que le harán su "buena fiesta".