Premio de consolación

CONSOLACIÓN.- Miguel Cavazos Guerrero, el júnior del Senador del PRI, Manuel Cavazos Lerma, fue designado delegado en Tamaulipas de la Secretaría de Desarrollo Social, (Sedesol).
El nombramiento carecería de trascendencia si no fueran tiempos electorales, pero la tiene por una razón: porque pareciera que se trata de un premio de consolación a Miguelito por no haber sido considerado como candidato para una diputación federal.
Cuestión de recordar la carta que Cavazos Lerma le escribió al dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, luego de que se hiciera pública la lista de precandidatos a diputados, en la que reclama: “¿ahora qué le voy a decir a mi hijo?”.  
Seguramente los involucrados negarían que la entrega de la delegación de Sedesol sea una especie de consolación, pero todo apunta hacia allá.
Ahora que, hay que decir que el premio se hacía necesario porque la forma en que sacaron de la competencia al ahora delegado federal, casi rayó en la humillación. El muchacho ya tenía listo el festejo cuando le llegó el aviso de que, “no vas”.
“LUPA” EN EL IMSS.- A propósito de delegados federales, las instancias gubernamentales encargadas de la fiscalización de los recursos públicos en el ámbito federal, deberían de ponerle lupa a la delegación del IMSS en Tamaulipas.
Nos cuentan que, si la Secretaría de la Función Pública y la Auditoría Superior de la Federación le escarban un poquito, hallarán material suficiente para meter en serios problemas legales al delegado, Roberto Hernández Báez, “El Boby”.
Recientemente le platicábamos aquí que, en la mayoría de las delegaciones federales los titulares ya andan en pleno “Año de Hidalgo”, aquel de, “chin..a su m…el que deje algo”, pero en el caso de IMSS ya llevan rato dando vigencia a ese rezo.
Lo cual, por cierto, no nos parece nada raro por la fama que se trae “El Boby” desde cuando estuvo incrustado en la nómina de la Secretaría de Salud, durante la administración de Eugenio Hernández Flores. Fue una época donde las plazas laborales se vendían hasta con facilidades de pago, e incluso se aceptaban pagos en especie.
Dicen que aquello es caricatura pura, frente a lo que está ocurriendo en la delegación del IMSS.
LA COMAPA SERÁ DE “EL CHUMA”.- Si Maki Esther Ortiz Domínguez logra reelegirse al frente de la alcaldía de Reynosa, la titularidad de la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado, (Comapa), será para el diputado con licencia, Jesús María Moreno Ibarra, “El Chuma”.
Eso es lo que se cuenta en Reynosa. Colocar a “El Chuma” al frente de la Comapa sería parte de una estrategia para irlo placeando con miras a que, ahora sí, dentro de tres años, postularlo como candidato a la alcaldía.
Así tienen planeadas las cosas las máximas jerarquías del PAN en la entidad.
El más contento de que la versión resulte cierta es, Luis René Cantú Galván, “El Cachorro”.
Y es que, si “El Chuma” recibe nombramiento como titular de la Comapa reynosense ya no regresaría a su curul en el Congreso del Estado, permitiendo que aquel siga ejerciendo su cargo de diputado suplente.
Bajo esas circunstancias, “El Cachorro” tendrá que cruzar los dedos, de aquí al uno de julio, para que Maki gane la elección, porque de no ser así tendrá que irle desocupando el asiento parlamentario a su dueño.
PRÓXIMO DIPUTADO.- Por cierto, pueden apostar doble contra sencillo a que el Secretario de Bienestar Social, Gerardo Peña Flores, tiene segura, desde ahora, una curul en la próxima legislatura local, y, ¿por qué no?, hasta la presidencia de la Junta de Coordinación Política.
Vale recordar que el próximo año los tamaulipecos regresaremos a las urnas para elegir a los nuevos diputados.
Aunque hay quienes quieren ver débil políticamente a Don Gerardo, porque no figurará en ninguna boleta para el uno de julio próximo, la realidad es que sigue siendo uno de los consentidos del primer panista en el Estado.
Ya verá que así es. Al tiempo, tiempo.

ASÍ ANDAN LAS COSAS
[email protected]