El mismo ranchito

“Victoria sigue igualita. No ha cambiado casi nada. Es el mismo ranchito que dejé”, me dijo a mitad de semana un viejo amigo al que dejé de ver hace siete años cuando, obligado por la inseguridad pública, que lo afectó muy de cerca, tuvo que emigrar a Estados Unidos.
“Lo único nuevo que veo es la amplitud de la calle ‘8’ y de algunos bulevares como el ‘Praxedis Balboa’, y la llegada de una que otra tienda nueva como Liverpool”, añadió sorprendido Luis Ángel.
No tuve argumentos para contradecir a mi amigo. No se puede negar lo que es obvio. De hecho, aquí mismo lo hemos expuesto una y otra vez: Victoria sigue haciendo honra a su antiguo slogan de “Vicky Ranch”.
“Ojalá que a la próxima vez que vengas te encuentres algo diferente”, le dije.
Y se lo dije muy en serio porque tengo la esperanza de que este abandono que padeció nuestra ciudad con las administraciones priistas, haya llegado a su fin con el arribo de la alternancia en el poder.
Contra lo que muchos dicen y creen, soy un convencido de que a Victoria le va a ir bien con el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca. Ya es tiempo de que se le haga justicia a nuestra ciudad para darle un verdadero status de Capital.
Con tanta grandeza territorial y tantas bendiciones naturales, Tamaulipas merece una capital a su altura.
Por todo ello esperamos que en el reparto presupuestal para el 2018, Ciudad Victoria deje de recibir migajas y la coloquen en el listado de prioridades para que, por ejemplo, reciba suficientes recursos para mejorar y ampliar sus vialidades; para darle servicios públicos de calidad, pero, sobre todo, para diseñar una estrategia gubernamental que atraiga a grandes empresas que generen los empleos que se necesitan, y detonen, por  fin, el desarrollo económico de nuestro ranchito.
Le cuento de ello porque está muy próxima la definición de los presupuestos gubernamentales para el 2018, y es momento de levantar la mano para que quienes deciden el reparto de los dineros públicos, volteen a vernos.
Ya estuvo bueno de tanto castigo para los victorenses. Necesitamos un respiro, un apapacho.

EL RESTO

“NI LA LEVANTO, ni la bajo”, dijo el pasado miércoles el diputado panista, Jesús María Moreno Ibarra, cuando una reportera le preguntó si le interesa ser alcalde de Reynosa.
Lo que “El Chuma” quiso decir es, que sí quiere ser el candidato de su partido para suceder a Maki Esther Ortiz Domínguez, pero que tendrá que esperar a lo que decidan los que mandan en su partido.
POR CIERTO, pueden sumarle a la lista de aspirantes panistas a una candidatura, al Secretario de Educación, Héctor Escobar.
La pregunta es: ¿para alcalde, diputado federal o Senador?
El matamorense fue el orador principal en las distintas celebraciones patrias realizadas en la Capital.

ASÍ ANDAN LAS COSAS…
[email protected]